El Hotel Cala Fornells abrió sus puertas en 1947. En ese momento, solamente dos habitaciones rodeaban lo que hoy es aún una de las zonas más emblemáticas del hotel: el salón redondo.

La joven pareja que regentaba el hotel, Ana y Asensio, no lo tuvo fácil. El acceso a Cala Fornells no era sencillo y así lo recordamos con anécdotas como la gran nevada de 1956, que aisló totalmente el Hotel y Asensio acompañó a unos clientes con un bote de remos hasta Paguera para que pudieran llegar al aeropuerto.

El Hotel Cala Fornells fue creciendo hasta sus 94 habitaciones actuales, todas reformadas pero sin perder ni el carácter original ni el encanto del trato familiar que, tras 74 años, ya vivimos en tercera generación.

Alojarse en el Hotel Cala Fornells quiere decir convertirse en miembro de la familia. Seguimos aplicando los mismos valores sobre la hospitalidad con los que empezamos, con un esfuerzo constante para actualizarnos sin perder la esencia, todo para asegurarnos de que tus vacaciones sean inolvidables.

Menú